Cambios en la atención al cáncer pueden aliviar la presión sobre el sistema de salud pública durante la pandemia mar, 14 abr 2020

Por: VentasMedicas Editor

NUEVA YORK, USA. Los médicos que atienden a pacientes durante la pandemia de COVID-19 deben valorar la utilidad de cualquier intervención, tomando en cuenta el riesgo de exposición al virus, dado el entorno de interrupciones asistenciales y los recursos limitados para la atención a la salud, de acuerdo con un nuevo artículo publicado en Annals of Internal Medicine.[1]

"El plan de combate durante la batalla debe incluir paciencia, comunicación, diligencia y resolución", señalan en el artículo el Dr. Alexander Kutikov y sus colaboradores del Fox Chase Cancer Center, en Filadelfia, Estados Unidos. "Los riesgos se deben valorar muy bien, las estrategias de salud pública implementarse de manera minuciosa, y los recursos utilizarse sabiamente".

Las personas de edad avanzada y los pacientes con trastornos concomitantes, incluido el cáncer, son más vulnerables a la COVID-19; además pueden tener más riesgo tras recibir tratamiento oncológico, señalan el Dr. Kutikov y su equipo. Algunos tumores sólidos y neoplasias malignas hematológicas requieren tratamiento inmediato, pero otros no.

"La calidad de los datos en algunos casos es inadecuada para respaldar las afirmaciones de un enfoque uniforme aplicable a todo paciente", escriben los autores. "Sin embargo, los oncólogos experimentados deben sentirse confiados en ejercer su criterio al decidir cuáles pacientes necesitan iniciar o continuar el tratamiento, debido a las características biológicas más agresivas de su tumor, frente a los que pueden tolerar un aplazamiento", destacan.

Las recomendaciones consensuadas sobre aspectos de las decisiones de cribado en el tratamiento del cáncer ya se están dando a conocer. "En el contexto de la COVID-19 debe considerarse y hablarse francamente sobre la inutilidad del tratamiento de las personas con enfermedad oncológica avanzada", añaden.

Los pacientes que reciben tratamiento oncológico habitual, incluidos los reclutados en estudios clínicos durante la pandemia, pueden perturbar el distanciamiento social y aumentar la probabilidad de propagar el virus, puntualizan el Dr. Kutikov y su equipo; también es posible que se interrumpa el suministro de fármacos utilizados en estudios clínicos.

"El National Cancer Institute y la Food and Drug Administration de Estados Unidos han emitido una guía preliminar en relación con estos aspectos, pero existe una necesidad urgente de instrucciones claras y métodos para preservar la integridad de los estudios y a la vez salvaguardar la seguridad del paciente durante este periodo", afirman.

El uso expandido de telesalud puede ayudar a preservar el distanciamiento social y reducir la carga ejercida sobre el sistema de asistencia sanitaria, de acuerdo con los autores.

"Aunque la mayor parte de la atención al cáncer no suele considerarse 'electiva', pues las limitaciones de recursos aumentan debido a problemas en la cadena de suministro, variaciones en las necesidades geográficas y en la reasignación de infraestructura médica para la atención a pacientes infectados, será necesario hacer intercambios difíciles", escriben el Dr. Kutikov y sus colaboradores.

"La educación de médicos y pacientes puede ayudar en este contexto. Asimismo, muchas estrategias de tratamiento posagudo normales que llevan a los pacientes a centros de tratamiento y utilizan recursos como análisis de laboratorio, imágenes y consultas, también pueden posponerse cuidadosamente para reducir la carga sobre el sistema de asistencia a la salud".

Fuente: https://espanol.medscape.com/verarticulo/5905287

Foto: https://www.eltiempo.com/

COVID-19 Coronaviruscancer y coronavirusatencion de cancer durante pandemia