Hugh Herr y sus piernas biónicas BiOM® Ankle. Mon, 24 Sep 2018

Por: Gabriel Medina

Líder mundial en biónica y la biomecánica.

A la edad de 17 años, Hugh Herr sufrió la amputación de ambas piernas tras sufrir la congelación de sus miembros durante una ascensión en la montaña. Como consecuencia de esta experiencia, dirigió su esfuerzo y talento a tratar de mejorar la movilidad de las personas con discapacidad. Incluso él mismo diseñó unas piernas especiales que le permiten seguir practicando la escalada.

Sus métodos abarcan un conjunto de disciplinas científicas y tecnológicas, desde la ciencia biomecánica y del control de los movimientos biológicos hasta el diseño de dispositivos biomédicos. Herr, de 51 años y nacido en Pensilvania (EE.UU), dirige el Biomechatronic Group en el Media Lab del MIT, donde ha desarrollado las que han sido calificadas como “las prótesis más sofisticadas del mundo”.

Mejorar la calidad de vida.

Sus logros han tenido un impacto significativo en personas con discapacidad física. Este ingeniero ha diseñado desde prótesis de rodilla adaptables para amputados femorales hasta ortoprótesis de tobillo y pie, para pie equino y patologías causadas por parálisis cerebral o esclerosis múltiple.

Herr ha empleado modelos de puente cruzado del músculo esquelético para el diseño de una nueva clase de mecanismos de propulsión humana que amplifican la resistencia para actividades anaeróbicas. Con el mismo fin, diseñó unos zapatos elásticos que aumentan la resistencia al caminar y al correr.

Es el fundador de la compañía BiomX Medical Technologies (antigua iWalk), encargada de comercializar Ankle, una prótesis de miembros inferiores que proporciona energía emulando la función muscular e imitando el movimiento del tobillo, lo que aporta una estabilidad en cualquier superficie.

A lo largo de los años de su vida que ha consagrado al desarrollo de cada modelo de prótesis, se ha impuesto retos para ir mejorando e implementar los últimos avances en biónica, y uno de los objetivos fijados para los próximos cinco años es lograr el efecto agonista-antagonista, donde el músculo residual del paciente lleve el impulso de las señales cerebrales a la extensión biónica y, esto es lo más ambicioso, que el implemento artificial retorne señales e impulsos neurológicos para que el paciente literalmente “sienta” la prótesis como uno más de sus miembros naturales, es decir, llegar a conseguir una simbiosis hoy conocida como “ser un cyborg” (organismo cibernético). Y, por supuesto, logrando cada vez más que el usuario realice movimientos que son muy naturales, tal y como si fueran sus propias extremidades, consiguiendo con esto un mayor grado de confianza y de integración social y que redefinirán, en lo general, el alcance del potencial humano.

En este artículo se encontrarán enlaces multimedia para que el lector compruebe por sí mismo el gran avance logrado por Hugh Herr en este campo. Que lo disfruten.

Investigación y Crédito:

Rafael Medina.

Fuentes:

https://www.lasexta.com/tecnologia-tecnoxplora/sinc/hugh-herr-y-sus-piernas-bionicas-se-llevan-el-premio-princesa-de-asturias-de-investigacion_2016060157fd07e70cf2a2e945bad5cf.html

https://www.youtube.com/watch?v=PLk8Pm_XBJE&t=57s

biónicabiomedicapiernas