Robots que ya están revolucionando la medicina. Fri, 24 Aug 2018

Por: Gabriel Medina

Tug.

El personal no médico que trabaja en los hospitales es igual de importante y, el uso de robots como Tug viene a alivianar la carga y hacer más rápidos los procesos para beneficio del paciente. Este robot, se encarga de llevar medicamentos a las enfermeras, salas de emergencia, unidades de cuidados intensivos o donde sea necesario, por lo que los remedios no sólo llegan más rápido, sino que no hay errores en las entregas.

Así, se evitan fallas humanas. Este androide puede cumplir también otras funciones, como llevar muestras a laboratorio, transportar bandejas de comida y hasta ayudar con la limpieza.

Con el uso de este robot, el personal humano puede dedicarse de lleno a los pacientes, ganando también eficiencia y conectando las diferentes áreas de un hospital.

ViRob.

Un robot médico no tiene por qué ser grande, los más pequeños también sorprenden, tal como es el caso del microscópico ViRob, que se mueve fácilmente por venas, arterias o cualquier cavidad del organismo a una velocidad de 9 milímetros por segundo.

Con una longitud de 14 milímetros, el ViRob está pensado para entrar al cuerpo y explorar lugares donde un endoscopio o cámara normal no llegarían, además de ser capaz de llevar medicamentos o realizar pequeñas incisiones sin necesidad de cirugías.

Entre las cosas que puede hacer el ViRob están el destapar arterias, llevar medicina directamente a un tumor para atacarlo, tomar muestras de una zona para estudiarla, entre varias cosas más, sin que se requiera realizar una operación, ya que este se inserta mediante una inyección o puede ser tragado.

Da Vinci.

El primer robot cirujano del mundo. El Da Vinci nació en 2000, pero en estos 14 años se perfeccionó y, se utiliza en todo el mundo para realizar cirugías complejas de forma menos invasiva. Este robot médico, tiene un nivel de precisión imposible de alcanzar por un humano y, gracias a su velocidad y efectividad, reduce la pérdida de sangre, dolor post-operatorio y los riesgos asociados con una anestesia prolongada. Los usos más comunes para el “Doctor Da Vinci” son en cirugías de extracción de próstata, riñón, estómago, etc. Si bien es bastante autónomo, siempre hay humanos controlando que no pasé nada malo, por lo que estás a salvo en las manos de este cirujano que no toma vacaciones ni tiene el ego inflado.

INTELLIFILL I.V.

Muchas negligencias médicas se deben a la administración de medicamentos equivocados, especialmente los intravenosos que ya vienen listos. El robot INTELLIFILL I.V evita que ello ocurra.

Se trata de un robot, cuyo trabajo es recibir las órdenes de medicinas e, ir llenando con exactitud las jeringas que luego se usarán para entregar el medicamento al paciente.

Con INTELLIFILL I.V se evita el error humano a la hora de equivocarse de droga, ya que el androide es capaz de leer el código de barras con la orden, sin necesidad que una persona introduzca los datos.

INTELLIFILL I.V, es capaz de llenar 600 jeringas por hora, todo de forma estéril y, gracias a su sistema inteligente, no se confunde y prepara el medicamento equivocado. Una farmacia robotizada que ya se utiliza en varios hospitales.

Crédito: ISABEL VALENZUELA

Fuente: https://www.vix.com/es/btg/tech/14042/5-robots-que-ya-estan-revolucionando-la-medicina