Una bacteria 'neutraliza' los daños de los alimentos procesados Mon, 21 Oct 2019

Por: Ventas Medicas Publicidad

Un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis ha arrojado luz sobre cómo los microbios intestinales humanos descomponen los alimentos procesados, como panes, cereales y refrescos.

La investigación, publicada en la revista Cell Host & Microbe detalla cómo una cepa intestinal humana específica que descompone la fructoselisina, un producto que se forma durante el procesado de los alimentos, conocidos como productos de reacción de Maillard y que están relacionados con efectos perjudiciales para la salud.

Estos hallazgos abren nuevas perspectivas sobre el funcionamiento de los microorganismos intestinales y la posibilidad de desarrollar alimentos procesados más saludables y nutritivos. "Este estudio nos da una visión más profunda de cómo los microbios intestinales metabolizan los componentes de nuestras dietas modernas, incluyendo la descomposición de los componentes que pueden ser perjudiciales para nosotros", ha señalado Jeffrey I. Gordon, director del Centro Familiar Edison de Ciencias Genómicas y Biología de Sistemas. "Ahora tenemos una forma de identificar estos microbios intestinales humanos y cómo metabolizan químicos dañinos en subproductos inocuos", ha señalado.

En el nuevo estudio, los investigadores han demostrado que una bacteria específica llamada Collinsella intestinalis descompone la fructoselisina en componentes que son inofensivos. "La fructoselisina es común en los alimentos procesados, incluyendo la leche, la pasta, el chocolate y los cereales ultra pasteurizados", ha señalado Ashley R. Wolf, investigadora posdoctoral en laboratorio de Gordon. "Altas cantidades de fructoselisina y químicos similares en la sangre se han relacionado con enfermedades del envejecimiento, la diabetes y la aterosclerosis".

Ensayo en ratones

En el estudio se ha probado que ante una dieta con altas cantidades de fructoselisina, los ratones que albergaban Collinsella intestinalis en sus comunidades microbianas intestinales mostraron un aumento en la abundancia de esta bacteria, así como un aumento en la capacidad de las comunidades microbianas intestinales para descomponer la fructoselisina en subproductos inofensivos. "Esta cepa bacteriana específica prospera en estas circunstancias", ha señalado Gordon. "Y a medida que aumenta en abundancia, la fructoselisina se metaboliza más eficientemente."

Sin embargo, el ensayo ha demostrado que otras bacterias parecidas no respondían a la fructoselisina de la misma manera. Estos 'primos bacterianos', cuyos genomas varían un poco, no prosperan en un ambiente rico en fructoselisina.

Por eso, los investigadores han señalado que es necesario realizar nuevos estudios antes de que los científicos puedan identificar y aprovechar las capacidades específicas de los microbios individuales para limpiar el conjunto de sustancias químicas potencialmente nocivas.

Fuente y foto: https://www.redaccionmedica.com

alimentos procesadosfructoselinaCollinsella intestinalisBACTERIAs intestinalesflora intestinal